Exposición Tiempos de Melancolía (noviembre-febrero 2016)

Tiempos de Melancolía. Creación y desengaño en la España del Siglo de Oro, se podrá ver desde el 12 de noviembre al 7 de febrero de 2016, en el Museo de Bellas Artes de Valencia, con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Museo Nacional de Escultura de Valladolid y la Obra Social “la Caixa”.

Tiempo de Melancolía. Creación y desengaño en la España del Siglo de Oro

No podemos pasar de mencionar y recomendar esta gran exposición llamada: Tiempo de Melancolía, Creación y desengaño en la España del Siglo de Oro. Una selección de fabulosas obras pictóricas, grabados, libros y esculturas del Barroco español que supuran ese mal denominado “melancolía”, que floreció durante el decadente imperio español en los siglos XVI y XVII.

En la Grecia clásica se vinculaba la melancolía con la tristeza y la genialidad, esa esencia inherente al ser creativo que baila entre la oscuridad y la luz. Así como el Saturno pos-moderno influenció a artistas como Curtis, Wlliams, Murphy, … en los 70´s y 80´s, los artistas españoles en el Siglo d´Oro también estuvieron influenciados por esta energía atribuida a este astro. En la segunda mitad del siglo XVI las ciencias y las artes empezaron a infectarse de la bilis negra, la ciencia se infectará por los orígenes y sus efectos y las artes la tomará como sustancia elemental de la creación plástica y literaria.

Malenconia_I_Alberto_Durero_1514_Biblioteca_Nacional_de_España_Madrid_reduc2

Malancolía I, Alberto Durero, 1514. Biblioteca Nacional de Espana, Madrid.

Podemos diferenciar cinco partes o temáticas dentro de la exposición Melancolía, la primera será referida a los orígenes de la melancolía y la figura del genio, con obras como el grabado de Alberto Durero: Melancolía I.

La segunda parte nos mostrará la melancolía como fuerza creadora con obras de Ribera o Velázquez con su oscuro y profundo autorretrato. Las Sibilinas también tendrán una gran relevancia en la exposición, puesto que estas profetisas estaban muy vinculadas a la melancolía.

El desengaño social será la tercera parte vinculada a la crisis de la hegemonía española, como resultante de la crisis política-económica y espiritual de la segunda mitad del siglo XVI. Destacamos la pintura del Soldado muerto, un oleo sobre lienzo de autoría anónima de principios del siglo XVII.

La cuarta tratará sobre la religión y melancolía, misticismo y religión. Esta misantropía queda plasmada a la perfección con la escultura de madera policromada de Santa María egipciana de Luis Salvador Carmona y Las tentaciones de san Antonio de Brueghel de Velours, una magnifica pintura que recomendamos detenerse y tomarse un tiempo para observar detenidamente la gran cantidad de acciones y detalles de la obra.

Y para cerrar esta fantástica exposición tendremos la parte dedicada a la finitud humana. Una selección de vanitas, esculturas y alguna naturaleza muerta que nos mostrara esa idea de la muerte que tenían los autores, como Gòngora, Quevedo o el gran Séneca, donde podremos ver su falso-busto tan célebre en grandes bibliotecas que se dignen.

Santa Maria egipciana de Luis Salvador Carmona_reduc2

Santa María egipciana, Luis Salvador Carmona, segundo tercio del siglo XVIII. Museo Nacional de Escultura, Valladolid.

Una exposición muy bien estructurada y perfectamente iluminada, recomendable para los seres taciturnos de la nueva Valencia, que posteriormente puede estar acompañada de una relajada meditación en los verdes jardines de Viveros.

El melancólico no quiere más que tinieblas, busca sepulcros, se pasea entre ruinas, vaga en la noche. Su necrofilia se atribuye al color de su humor, la bilis negra, que hace que todos los objetos le parezcan fúnebres y que su alma huya de la luz y estime la oscuridad.

Su inclinación funeraria encuentra un clima idóneo en la España barroca, donde la muerte adquiere una centralidad despótica y hace con el arte una alianza obsesiva. Afloran las alusiones a la fugacidad de la vida, a la imagen saturnal del tiempo aniquilador, al mundo en ruinas, a las -lágrimas de las cosas-, a las caras cadavéricas de la vida.

El término final de todas las cosas aboca a un objeto, la calavera. Los artistas comprendieron pronto la belleza metafísica que contiene este cofre misterioso, -lugar pensante- hoy deshabitado, donde su amo razonó, fantaseo y decidió.

La -interiorización- de la muerte será indisociable de la subjetividad moderna.

Texto de l´exposición: Tiempo de Melancolía. Creación y desengaño en la España del Siglo de Oro.

Información sobre la exposición Tiempos de Melancolía

Dejamos el link de vídeo de María Bolaños, Comisaria y Directora del Museo Nacional de Escultura de Valladolid:

¿TE HA GUSTADO? COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *