Francis Ford Coppola regresa al cine de terror con Twixt.

Un escritor, con una carrera en franco declive, llega a un pequeño pueblo como parte de una firma de libros y se ve envuelto en el misterioso asesinato de una joven. Esa noche, en sueños, el fantasma de la joven, llamado V., contacta con el escritor reclamando su ayuda. Él no está seguro de su conexión con el asesinato, pero se sumerge agradecido en la historia que se presenta delante tal que una oportunidad para un nuevo libro se tratase. Aunque cuanto el crimen y sus consecuencias más le envuelven, descubre que los cabos sueltos le llevan directamente a su propio pasado.

A pesar de que Francis Ford Coppola no se haya prodigado en su longeva carrera dentro del género del terror, siempre es bienvenido que grandes directores, y Coppola es muy grande, muestren su visión particular elevando el listón al cual nos tiene acostumbrado un cine duro de seguir por los aficionados.

El director de una de las adaptaciones más laureada y personal de “Drácula de Bram Stoker”, así­ como de otra pequeña joya de horror humano llamada “Dementia 13″ (1963), nos sorprende con este regreso a las raíces del cuento sobrenatural; una historia de fantasmas y misterio cuyo sabor añejo, enfocado desde la perspectiva de un maestro tras las cámaras, se ha convertido en unos los proyectos más esperados del año. No en vano su extenso trailer promete un despliegue técnico acorde a la importancia de su elenco, así­ como un tratamiento de la imagen cuidadoso y escalofriante. “No dejo de disfrutar de ese blanco y negro artificial que une el mundo de los espíritus  los sueños y la realidad de una forma tan elegante y llamativa”.

t1El plantel de actores se sitúa a la altura de una superproducción en toda regla. El casting viene encabezado por un injustamente ignorado Val Kilmer, sus últimos trabajos no han reclamado la atención mediática merecida (muy destacable su inquietante presencia en The Traveler), que pese a parecerse cada dí­a más a Steven Seagal, siempre ha sabido ofrecer interpretaciones serias y sentidas, incluso desde la legendaria Top Secret. Junto a  figuras de la talla de Bruce Dern, David Paymer o Ben Chaplinun elenco de lujo para una cinta que no solo dirige Coppola, si no que además produce y escribe, dando lugar a uno de los proyectos más personales de un cineasta, que en la última década se habí­a decantado más por la producción.

Todavía en post-producción y sin fecha de estreno prevista, antes de que termine el año puede que tengamos la ocasión de disfrutar esta misteriosa Twixt, que pese a seguir una historia sobreexplotada, promete unos valores de producción, un diseño artístico y una serie de giros argumentales (¿por qué si no ese tí­tulo?) que realmente me han llenado la boca de saliva.

Y es que hasta al aficionado del cine de terror más underground, una buena pelí­cula, como promete serlo Twixt, invita a esperar colas y colas en los cines, para redescubrir porque la cinematografí­a también se llama séptimo arte.

Fuente : Almas Oscuras

¿TE HA GUSTADO? COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *