Wires & Lights: A Chasm Here And Now (Oblivion, 2019)

A Chasm Here And Now - portada
Wires & Lights debuta por fin con A Chasm Here And Now, un destacable álbum que confirma el entusiasmo generado por su primera demo.

Han pasado 7 años desde que Justin Stephens publicó The Final Act (2012), el álbum que recapitulaba los logros de su anterior banda Passion Play. Tras el concierto de despedida en 2013 durante el Wave Gotik Treffen, tuvimos que esperar un año más para tener una pista sobre sus nuevos planes. Aprovechando la salida del recopilatorio Pagan Love Songs Vol.3 (2014), Wires & Lights se dio a conocer con un primer tema, Swimming, que para ser una demo sonaba condenadamente bien.

Antes incluso de la publicación de esa demo, Wires & Lights se presentó en directo junto a The Fair Sex (Pagan Love Songs – 15th Anniversary Celebration), contando sólo con Justin respecto a los integrantes de Passion Play. Los nuevos músicos (Ralf Hünefeld – guitarra/sinte; Gabriel Brero – bajo; y Sebastian Hilgetag – batería) provienen en parte de Frank The Baptist, con quienes Justin colaboró en As The Camp Burns como cantante para coros y también como productor. Desde entonces, han tenido la ocasión de actuar unas cuantas cuantas veces en su tierra (WGT incluido).

El abismo al día

A Chasm Here And Now ha sido muy bien recibido entre los DJs y distribuidores alemanes (alcanzando el puesto número 1 en los Deutsche Alternative Charts durante tres semanas seguidas), y en realidad no dista tanto de lo que pudimos escuchar en Passion Play. Podría aducirse que éstos últimos tenían un sonido más crepuscular y melancólico en algunos temas, pero la presencia del bajo y el carácter rítmico y pegadizo ya estaba allí. En teoría han pasado del gothic rock/new wave al post punk… En la práctica, ambos grupos tienen un buen puñado de temazos para ponerte las pilas y bailar con euforia quinceañera.

Los dos primeros temas que nos encontramos son una prueba directa de esa energía. Drive empieza con un riff de bajo insistente y pegadizo, acompañado por la batería a un buen ritmo. La voz de Justin y la guitarra aportan más ambiente, y cuando ésta última explota se alcanza el apogeo… ¡ya sabes lo que toca! Un tema adictivo, que no flaquea y con un buen final guitarrero.

El «mojo» sigue intacto en Swimming, que sigue la misma estructura, con un bajo imprescindible que se adueña del tema. Las guitarras vuelven a descargar su potencia en el momento adecuado, Justin aporta todo su carisma con una voz que también marca rítmicamente el camino y que culmina con un alarido en un final espectacular. Respecto a la demo, la voz está menos producida, con menos efectos, y los instrumentos suenan un poco más orgánicos y directos; una buena evolución, aunque al principio cuesta acostumbrarse.

Anyone abre el álbum a territorios más calmados, en un tema con voces etéreas y reverberantes; 24H sigue también la tónica de medios tiempos pero suena más potente; Controller:Resistor, un tema con desarrollo sencillo, sobresale hacia su final con el bajo, las guitarras y la voz de Justin; Dead To Us, el más calmado e introspectivo conforme a su temática de pérdidas, destaca por un desenlace precioso que se desarrolla sin prisas; Electric reanima el ambiente con una batería de reminiscencias tribales, teclados atmosféricos y un bajo que aporta consistencia cual viga; y Going, Going, Gone, en el que los arpegios de guitarra inician el tema, el ritmo primitivo se impone en su ecuador y la voz introduce un final más intenso (marca de la casa), guitarras incluidas.

Entre esta colección de medios tiempos destacan dos canciones: Cuts, por el juego entre la percusión minimalista y la voz apremiante de Justin, en un tema que habría calado en las discotecas valencianas en su época más ochentera y siniestra; y Sleepers, tercer single presentado por la banda e igual de adictivo por sus melodías, gracias sobretodo a las voces tanto en las estrofas como en los estribillos y los coros.

En cuanto a la lírica, da gusto comprobar en el perfil de la banda que las letras tienen una orientación netamente progresista, en un mundo que cada vez se está volviendo más cerril y egoísta, tanto por parte de los opresores (en Cuts) como de los que pierden su consciencia de clase (Sleepers, Anyone). También hay espacio para vivencias personales, incluidos los conflictos mentales (Controller:Resistor), las pérdidas de seres queridos (Dead To Us) o las herramientas para manejar una depresión (Drive).

A Chasm Here And Now  merece de sobra un lugar en tu estantería (o disco duro). Según lo visto en las fotos promocionales, la versión en CD (a cargo del sello Oblivion) parece tener un formato digipack bastante cuidado, con libreto incluido. ¡Nuestra copia ya está en camino! Sólo esperamos tener la suerte de verles en directo en el WGT… ¿o es muy descabellado esperar que vengan por estos lares?

Más info:

¡Comparte / Share!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.